domingo, 30 de mayo de 2010

Crónica. Vigesimocuarto festejo

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro. 29 de mayo de 2010
¿Cómo se monta la rebelión?
Quiero rebelarme. Es lo que me pide el cuerpo, lo que me exige mi alma torera. Quiero rebelarme contra esta estafa de calibre superlativo que derrumba mi afición y mis ganas de desarrollarla. Quiero rebelarme contra estos especuladores del estamento taurino que han convertido en basura indefendible la esencia más hermosa de cuantas haya podido engendrar la imaginación y el trabajo del ser humano. Quiero rebelarme contra la insidia despreocupada, bochornosa, deshonrosa y deleznable en que han dejado los oficiantes el más portentoso de cuantos oficios se puedan desenvolverse en el mundo, arrastrando una sabiduría incalculable, manoseando las entrañas poderosas del animal bravo, desvirtuando su esencia, mintiendo canallescamente cuando dicen defender su maravilla. Y mienten porque la verdad es tan horripilante que no se puede decir, no se puede mantener, no se puede continuar. Díganme, cómo se monta un rebelión, que quiero ser la primera en estar presente. Si existe una posibilidad de rebelarse, allí estaré. Allí, estaremos.
Crónica completa en
http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-24

Crónica. Vigesimotercer festejo

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro. 28 de mayo de 2010
La trampa para los leones
Dispuestos a cargarse todo lo que se mueve, los oficiantes del estamento taurino se superan día a día. Por ejemplo un día como el de hoy, es más que una circunstancia aciaga, donde la vara de medir sigue cayendo en los riñones, dejando el pabellón de la suerte del deslome en un arte insuperable para cualquier tiempo y para cualquier animal que pertenezca a la cabaña de bravo. Los picadores de toros han sublimado el carácter primario de la tauromaquia en un espectáculo pornográfico, su esencia de comprobación de casta y bravura en un atentado contra la vergüenza torera, el sentido común, el hermoso oficio que le define, contra el orden que debe fundamentar y configurar la autenticidad en el mundo de los toros. Y no nos dejan ver nada. Crónica completa en
http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-23

viernes, 28 de mayo de 2010

Barato, muy barato

La noticia más inesperada, y ya anunciada ayer, es el encierro incompleto que Palha lidiará esta tarde en el coso madrileño. Pero sobre esta cuestión desilusionadora para los aficionados que esperábamos disfrutar con esta ganadería -que el año anterior obtuvo casi todos los premios al mejor encierro del ciclo de San Isidro-, que intuíamos su temperamento, su juego, incluso su porte –a veces desigual- para aportar algo de cordura en el despropósito ganadero que desfila tarde tras tarde; que íbamos al encuentro de la casi única oportunidad de los restos de las corridas toristas de alguna época pasada; que rezábamos fervorosamente para que los pocos ganaderos que mantienen buena orientación en sus propósitos de crianza y sentido común sigan en el empeño, pues resulta que hasta la fe se desmorona.
Parece que el ganadero portugués no ha querido traer más toros, después que se echaran abajo dos de los seis animales presentados. El argumento de los veterinarios en el reconocimiento era el aspecto de los animales, “anovillados” para la plaza de Madrid, y el de Folque Mendoça era que “no enviaría más animales”. Es posible que fuera así. Es posible que el ganadero no pueda traer más. Y también es posible que los veterinarios se hayan puesto en posiciones exhaustivas de hechuras, trapío y demás asuntos propios. Pero si es esta un razón argumentada para echar los toros abajo, por lo mismo no deberían haber admitido como válidos para ser lidiados en la primera plaza de toros en importancia del mundo los seis animales de Juan Pedro Domecq, o los seis (después de reconocer a muchos) de el pasado festejo de la Corrida de la Prensa, o los novillos de Carmen Segovia, por citar algunos casos no discutibles porque son evidentemente sangrantes e indefendibles.
Esto no es más que una vuelta más a la soga que nos ahoga. El desfile de animales deformes, descastados, sin trapío, de transgénicas entrañas, de borreguiles comportamientos, de incalificable nombre, y baratos, muy baratos que nos han presentado en este absurdo y horripilante ciclo de San Isidro, estos despropósitos han superado todas las previsiones, y eso que eran malas. Imagino que lo que hay de fondo en esta cuestión es lo mismo de todos estos días. Que la raíz está en el abaratamiento de todo. De calidad, de materia prima, de ideas, de soluciones, de rebeliones, de coherencia, de decencia, de sensatez, de verdad. Quieren algunos que el chivo expiatorio sea el ganadero. Pero hay algunos por delante en este cúmulo de irresponsabilidades, y todos sabemos a quien exigir responsabilidades. Son quienes tienen que ser. Los que tienen autoridad y olvidan sus competencias. Los que hacen negocio y perduran en el engaño. Los criadores de materia prima que han desvirtuado la esencia verdadera. Los oficiantes que aseguran respetar el oficio pero manipulan en altas esferas despreocupada y alevosamente. Los que dicen amar el mundo de los toros elaborando con su ignorancia un discurso tan asqueroso como peligroso. Más alguna idea cochambrosa y oportunista. Todo muy barato. Muy costoso para la única autenticidad posible. Muy cerca del final.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Crónica. Corrida de la Prensa

Las Ventas. Madrid. Vigésimo festejo de la Feria de San Isidro
Corrida Extraordinaria de la Prensa. 25 de mayo de 2010
Mastólogos
La mastozoología, o ciencia que se dedica al estudio de los mamíferos, ha quedado superada por los argumentos de los específicos tratadistas taurinos, que con su dedicación entregada, con sus esfuerzos especulativos, con todos los rigores argumentales, con insensatez continua han dejado las tesis dogmáticas en pura pornografía animal, arrastrando con el peligroso método los fundamentos de un patrimonio único hasta el abismo, desvirtuando la esencia misma de este mamífero superior, singular y exclusivo en un animal transgénico e irreconocible y trasladando su razón de ser a la extinción segura.
Crónica completa en http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-20-1

martes, 25 de mayo de 2010

A tres bandas

Complicidad presidencial
Carta abierta a tres presidentes


A la atención de Fernando González Urbaneja, presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid
A la atención de Julio Martínez, presidente de la Plaza de Las Ventas de Madrid en el festejo de la Corrida Extraordinaria de la Prensa
A la atención de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y máximo responsable por tener esta Administración la propiedad y competencia de la Plaza de Toros

A todos, como máximos responsables de dichas instituciones, quiero hacerles llegar el malestar de una aficionada y abonada de la Plaza de Madrid ante el fraude que se consumará esta tarde en la celebración de la Corrida de la Prensa, en la cual ustedes han pasado por alto sus cometidos, han ignorado sus competencias y se han saltado a la torera el artículo 59 del Reglamento Taurino Nacional, en su apartado 1, donde se recuerda y obliga al sorteo de las reses para cada uno de los matadores que lidiarán en el festejo. Así se dice que “de las reses destinadas a la lidia se hará por los espadas, apoderados, o banderilleros, uno por cuadrilla, tantos lotes, lo más equitativos posibles, como espadas deban tomar parte en la lidia, decidiéndose, posteriormente, mediante sorteo, el lote que corresponde lidiar a cada espada. En el sorteo, que será público, deberá estar presente el Presidente del festejo o, en su defecto, el Delegado gubernativo”.
En el mundo de los toros, y también en el Estado de Derecho, la ley sobre la que se configura la legalidad de este singular y hermoso espectáculo es dicho Reglamento Taurino, (real Decreto 2-2-1996, núm. 145/1996), con rango de ley, en el que se desarrollaba la reglamentación prevista en la “Ley 10/1991, de 4 de abril (“sobre potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos, ha venido a acomodar a las exigencias constitucionales el régimen jurídico de la fiesta de los toros, entendida en el amplio sentido de sus diversas manifestaciones que se encuentran arraigadas en la cultura y aficiones populares”), y según queda reflejado en las primeras líneas de su texto.
Dicha Ley, mediante dicho Reglamento, procede “a la creación y puesta en práctica de instrumentos administrativos que garanticen tanto la pureza y la integridad de la fiesta de los toros como los derechos de cuantos intervienen en los espectáculos taurinos o los presencian”.
Por tanto, señores presidentes, están actuando a espaldas de la ley, consintiendo, amparando, y ejecutando una ilegalidad, llevándose en esta aquiescencia, por su parte, el respeto que los ciudadanos afectados deberíamos tener en las instituciones que presiden, cometiendo un atropello a los aficionados que estamos -o deberíamos estar- amparados ante un fraude que se realiza contra nuestros derechos en asistir, pagar y disfrutar por un espectáculo íntegro, que exigimos autenticidad en la Fiesta a la que ustedes están obligados -por cargo, por juramento, por responsabilidad- en su salvaguarda, en el respeto de su grandiosidad, en su poderoso patrimonio cultural, en preservarla y desarrollarla para generaciones por llegar, en resguardar su integridad y en ser fieles a su portentosa esencia.
Al presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, organizadora de esta Corrida Extraordinaria, más que centenaria, y por tratarse de representar a los profesionales que deben velar por la verdad y hacer trasladar a los ciudadanos el conocimiento de la misma en cuantos hechos acontecen;
a la atención de Julio Martínez, presidente de la Plaza de Las Ventas de Madrid, miembro del Cuerpo y Fuerzas de Seguridad del Estado, y a quien el citado Reglamento Taurino reconoce en su figura la “autoridad que dirige el espectáculo y garantiza el normal desarrollo del mismo y su ordenada secuencia”;
y a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, máximo responsable por tener esta Administración la propiedad y competencia en la adjudicación sobre la gestión de la Plaza de Toros; por todo lo citado, por la indefensión en la que nos encontramos los aficionados de la plaza de Madrid, por este fraude consentido cuando se evita el sorteo de las reses en el espectáculo de la Corrida de la Prensa, deberían dar una explicación, pedir perdón, y comprometerse públicamente a no consentir más este despropósito, esta ilegalidad, así como a perseguir este atropello. En definitiva reconocer las obligaciones sociales, morales y políticas que son competencia de todos. Señores presidentes, busquemos la verdad, defendámosla, porque a todos nos corresponde la custodia de este hermoso, singular y portentoso mundo de los toros.
Atentamente

Crónica. Decimonoveno festejo

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro. 23 de mayo de 2010
A falta de un gran hervor
Lo más doloroso en esto del oficio de cronista es enfrentarse a las novilladas que se dan hoy en día. Es un puro desasosiego. Créanme. Se hace un fuerte propósito a la hora de plantearse fríamente la situación. En primer lugar, en la firme evidencia de abordar la comprensión, entender que estos jóvenes aspirantes a matadores de toros tienen un mundo muy cerrado por delante con acceso restringido a privilegiados astutos; muy injusto porque los altos beneficios se los reparten algunos pocos; imposible si eres individuo humilde de conciencia; penoso en la acometida; e injusto si se compara con la sabiduría escasa que desarrolla la abundancia del escalafón al completo.
Pues bien, estos chicos, con esta escuela de la vida como referencia, con esta ideología arrebatadora donde los que están más altos no son porque tengan cualidades a lo grande; con esta concepción de su oficio tan desnaturalizada por ir contra la misma gravedad experimental; con esta metafísica de toreo al revés de ser triunfador antes que maestro; con esta desvergüenza espeluznante porque falta verdad y autenticidad; con esta virtualidad de ausencia de toro; pues así con todo lo dicho estos chicos quieren ser toreros.
Crónica completa en http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-20

lunes, 24 de mayo de 2010

Crónica. Decimoctavo festejo

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro.23 de mayo de 2010
Ponerse en torero
Se presentaron seis tíos de hechuras imponentes, con casta de sobra, con nobleza entregada, con exigencias de sitios certeros, tan evidentes de tronío que quedaron desorientados porque los responsables de sacarles la esencia clara no estaban puestos en toreros. Tampoco los toros de Celestino Cuadri exigían mucho, si acaso que no les endilgaran pegapases en las afueras, en terrenos desconcertantes, en asuntos monótonos, en circunstancias sin enjundia. Ya se sabe, de las corrientes hoy en día, se sustentan en tandas iguales de ejecución, en tiempos exactos, en alivios todos, en despreocupación inteligente. Y todos se fueron inéditos en algún lance de torería adecuada. Y nos quedamos sin ver a los toros en la certeza que exigían. Cuestión de maestría, quizá de un oficio que se aprende mal, que vale para mamíferos desangelados de esencia taurómaca, que aburren hasta las ovejas, que están tan faltos de recursos como de verdad.
Crónica completa en
http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-18

sábado, 22 de mayo de 2010

Crónica. Decimosexto festejo

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro. 21 de mayo de 2010
Remontar lo insalvable
La tarde de expectación se definió en los primeros instantes con una tragedia. Y se dimensionó a lo grande en los últimos, a través de unos lances magistrales de un capote olvidado en los tiempos, más una torería de remontada que paliaba las dos horas largas de calvario. Las oscuridades de la caverna se consumaron en un ganado feo de cabo a rabo, de vericuetos indescriptibles, por insanos, acumulados al montón, de ausencia de casta, sin ánima, sin talento, sin fuerzas, de hechuras disonantes, de temperamentos borreguiles, de autenticidad desnaturalizada. Unos seudotoritos sublimados en la nada, sucesores de aquellos con los cuales el ganadero -llamado caballero- invadió la cabaña brava con genes artistas indiscriminadamente, y a los que han afilado tanto sus transgénicas entrañas que han hecho imposible incluso su reconocimiento, una aventura desvalorizada, hasta el punto de ser espectros mutados en su demérito. El afán del ganadero ha acabado con los prototipos pintureros y ahora se desvive por estos fantasmas que no sirven ni para ser feos, ni acaso para la venta de carne al por mayor. Este monoencaste -que dominó para quedarse- hace imposible cualquier atisbo de verdad. Y tan aberrante era la materia, que no merecieron los juanpedros ni las espesuras dramáticas que provocaron, ni los excesos de torero portentoso que se evidenció después de harturas y protestas.
http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-16

viernes, 21 de mayo de 2010

Crónica. Decimoquinto festejo

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro. 20 de mayo de 2010
Si los toros hablaran…
Si los toros hablaran nos contarían grandes aventuras, y miles de secretos de dehesas. Si los toros hablaran podrían cambiar los destinos de miles de ruedos, de todos los toreros que en verdad quisieran serlo, y quizá, de la misma concepción, –ahora tan desnaturalizada-, del futuro incierto de la Fiesta, y de todos los oficiantes en ella. Si los toros hablaran dirían cosas hermosas y muchas horripilantes. Los científicos están confundidos buscando la clonación genética, como si se tratara de la revolución pendiente, cuando en realidad hay ya millones de genes y toros clonados, a mogollón, como Dolly, como borregos por los andurriales taurinos. Pero, como estos acreditados investigadores no van a los toros, no saben que el invento está hecho, que lo que se hace urgente, y verdaderamente retador, es dotar al animal de lenguaje articulado e inteligente para que puedan expresar las muchas cosas que necesitan aportar a la comprensión de nuestro pequeño mundo.
Crónica completa en http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-1q5

jueves, 20 de mayo de 2010

Amantísima Dolly

Cada oveja con su pareja
Anda el mundo científico, experto en experimentos clónicos, muy emocionado porque parece que han traído a este universo mediático un becerro de nombre Got. Este animalito indefenso, de apenas unas horas de vida, pasará al historial impulsor de fenómenos probatorios y experimentales del ser humano y su propio reto desarrollista. Mucho se hablará de este avance, pero la noticia del día no aclara nada sobre el peculiar método de selección, y en el que se fundamenta la razón de ser de la crianza, selección y consecuencias del ganado de toros de lidia.
Y todos los análisis se están perdiendo en fantasías. Todos los artículos sobre el tema quieren dejar claro que la cuestión de crear un ser igual genéticamente a otro, no significa que su comportamiento lo sea, pues depende de muchas posibilidades ambientales, que aunque son idénticos, sus estados de actividad (epigenética) siguen cursos propios en cada individuo.
Dicho en Román paladín: Son, pero no son iguales. Entonces, si no pueden demostrar que sus comportamientos son idénticos, como su genética, ¿para qué molestarnos en clonar todos de lidia, precisamente el único animal que justifica en su razón de ser el carácter individual, el temperamento y el cuidado meticuloso desde millones y millones de genes antes de su gestación?, si algunos genes pueden ser influenciados por otros, incluso por factores externos ¿para qué servirá gastarnos 35.000 euros por cabeza (de toro), pudiendo clonar angulas a mogollón, que son igual de caras, y darnos un homenaje transgénico a nuestro cuerpo privilegiado e influenciable?
Unos hablan de incógnita. No sabemos si afectará a la bravura, o a la casta -dicen- aunque sí parece que lo es a las fuerzas y a las edades. Muchos están dándoles vueltas al asunto, y dejan en un absurdo las disyuntivas científicas. Los que argumentan que el reto está en averiguar cómo influirá esta conquista clónica en el fundamento de la selección y crianza del toro de lidia, en sus características morfológicas y, sobre todo temperamentales, es que creo que su epigenética no está disponible.
Veamos. Se da la circunstancia de que se llevan clonando toros desde hace tiempo en los laboratorios de ganaderos que eligieron tipo, hechuras, pelo, alzada, pezuña, cornamenta, ojitos lindos, las fuerzas gustas para que son se deslomaran, que aguantaran un puyacito de trámite, que fueran borreguitos pastueños en acometividad, que parecieran toros. Y no se habló de bravura. Ni de casta. Ni de encastes propios. Y hubo algún ganadero que obtuvo éxitos sonados con los experimentos, y exportó la materia clónica –con precio de angulas-, pero desnaturalizada por los “estados de actividad”. Se empezó la comercialización arrasando el auténtico material genético de un solo toro, sustanciándolo en millones a partir de una célula clonada, que se fusionó con estímulos de cargas eléctricas con un óvulo enucleado, y el preembrión empezó a dividirse en cigoto, después en mórula y después en blastocito.
A estas alturas, por estos ruedos de la geografía taurina salen verdaderos toritos clonados. Muchos. Muchísimos. Todos. Si quieren saber cuál va a ser el temperamento de Got, no hace falta que le cuiden a cuerpo de probeta en dehesas hermosas. Recorran los sitios donde hay millones de toros transgénicos, y verán que la bravura les importa un carajo, que la casta lo mismo, y que las diferencias entre los individuos de materia genética y científica, son exactamente iguales. Tan iguales, que no se distinguen. Se ha difuminando su esencia, haciendo creíble, e identificable, esta chapuza. Si los científicos de la Universidad de Valencia quieren campo de investigación, busquen en sentido contrario. Busquen la solución para deshacer la clonación de muchas generaciones de la cabaña brava. Ahí tienen terreno, retos científicos y un gusanillo personal, y hasta profesional, precisamente por tanta ingerencia, intervencionismo e intrusismo que los ganaderos espabilados utilizaron y usaron para crear y mutar en porquería un maldito día de avance científico.
Dicen los analistas acreditados que Got no es un argumento por la clonación masiva de toros de lidia, pues aseguran que la oveja Dolly abrió una posibilidad inmensa a los retos del hombre para hacer un mundo de soluciones, y que por tanto no hay que alarmarse por estos descomunales desafíos. Estos chicos de bata blanca son buenos chicos, muy inteligentes, pero no han salido jamás de los laboratorios, ni para ir a los toros. Si lo hubieran hecho, allí mismo se descorazonan. Empiezan a ver borregos clonados a mogollón de la dócil y amantísima Dolly, con retórica efectista de simulacros defensivos, de estética inquietante, y se les cae el mundo encima, con preguntas clónicas: ¿quién soy?, ¿de dónde venimos?, ¿a dónde vamos?

miércoles, 19 de mayo de 2010

Las corridas mixtas

Estética indiana
No me gustan las corridas mixtas. Para empezar. Tampoco las entiendo. No comprendo su razón de ser. Más que una tarde de toros, me sugieren una proyección de un espectáculo que resta seriedad a cualquier fórmula que debería ser formal, como poco. O cuando menos, rotunda. Esta mezcla de toros despuntados, con los que presuntamente no están, es un despropósito, aunque se plantearan en otros tiempos. Le veo un tinte de circo con estética indiana. Vamos, que me entra un repelús, un nudo en el estómago, y prefiero evitármelas.
El olvido que se hicieron de ellas en Madrid, fue muy gratificante. Pero, el baúl de los recuerdos es muy recurrente, parece. Reconquistar esta fórmula atrabiliaria, en la que se mezclan por igual, caballería e infantería, en la que unos corren en un sentido y los otros en el contrario, en que no tienen nada que ver las churras y las merinas, en la que se queda el ruedo impracticable para la distancia corta, -y todo en medio del ciclo de San Isidro-, es un sobresalto muy interesante de argumentar.
Los empresarios dicen que obedece a ajustes y cuadrantes. A José María Manzanares le querían colocar bien y no sabían cómo, porque el matador -muy suyo y recatado- no quería abrir cartel. “Surgió la idea”, decían los gestores de Madrid, de poner este método mixto como escapatoria al conflicto. El matador accedió. Y ahora tenemos que apechugar con esta corrida indiana. Bueno, mi genio incrédulo se resiste a esta idea poco articulada. Si Manzanares manda tanto, es que aquí no manda ni Dios. Si no sabía que le iba a ser imposible estar hoy en el ruedo, es que miente de manera natural, pues todo el mundo afectado por una hernia discal, que tenga que ser intervenido quirúrgicamente, que no es una decisión que se tome de la noche a la mañana, que tiene un largo antes y un largo después, es difícil de creer. Tanto como improbable que el matador hace cuarenta días, cuando se presentaron los carteles, no supiera que no estaría en Madrid, toreando, ni por lo más remoto. Unos dicen que Moura, el padre, mantiene muy buenos contactos. Puede. Pero, ¿tantos como para proponer este antiestético festejo indiano? Muy preocupante, igual es que era la tarde de las peticiones, y todo el mundo se apuntó tantos a discreción. Hay quien cree que fue la oferta de tócame roque. Todo el mundo la quería de antemano, y cuando se vio que los resultados de los cuvillos iban decayendo, con las mismas intentaron asegurar el paracaídas a toreros y ganadero.
Y por cierto, hablando del ganadero, me extraña mucho que no haya hecho comentario a esta encerrona. Cualquier empresario con finalidades definidas en tan importante materia, hubiera dicho de entrada que no. La corrida más importante, o la que debería serlo para un criador de toros lidiar, lo mejor de su camada en Madrid, y que se la monten como una feria de pancarta y caballitos, no es lo adecuado. En mi caso, si fuera ganadera, me ofrecen este tarde y en estas maneras, y digo que no muy toreramente, aunque me vaya en el empeño la antigüedad o el negocio. Y como no parece ser el caso, tampoco entiendo nada.
Después de las primeras excusas a esta estética de rondón, vinieron las segundas partes. No se habló de que Manzanares no vendría, y se comentaba que la cosa quedaría en mano a mano. Todo, se supone, que para alargar la noticia que se ponían inmediatamente a la tarea de facilitar las devoluciones.
No me creo nada de nada de todo este barullo. Creo que están probando con una de indios, con horrible atractivo de serie b, para poner un poco de “picante” a la causa que planea en alisamiento, para hacer gracioso lo que es imposible de asegurarle belleza, que cuando uno está saciado se le ocurren ideas peregrinas, de liarla todo lo que pueden para reducir críticas, para lanzar mensajes en forma de cortinas de humo sin mensaje de alerta.
¡Qué incredulidad la mía! ¡Qué insoportable desierto transitado multitudinariamente por indios, a pie, a caballo, con chistera, con cigarros habanos! ¡Qué aguante el de estas pobres gentes que tienen que tragar con los caprichos de los vaqueros! El Viejo Oeste ya no es una vieja gloria, pero cobra más por no serlo.

martes, 18 de mayo de 2010

Sobre novilleros y novillos

Rendidos a la verdad
Mucho se está justificando a los tres novilleros que estuvieron en el ruedo de Las Ventas donde se corrieron seis toros, anunciados novillos, de Moreno Silva. Hermosos ejemplares en saltillo puro, en la esencia clara, de diáfana casta, de entrecana hermosura. Pero es lo que tiene la casta, la buena y la mala, que hay que dejarla que aparezca para dar sentido a este complejo mundo de toros, que se fundamentó en el reto de dominar a animales que ofrecen resistencia innata al sometimiento. Con este derroche de casta, estuvieron a la deriva de la catástrofe Paco, Miguel y Antonio. Igual hubieran estado Julián, José Antonio, Miguel Ángel o Sebastián, entre muchos. Pero esto no es un argumento, sigue siendo una justificación.
Los aficionados que estábamos allí presentes, los que exigimos autenticidad en los atributos que tiene un toro de lidia sin manipulación, sin fraude, sin trampa, sin cartón; los que reconocemos dicha esencia cuando se da; los que nos apasionamos cuando se manifiesta la verdad, no pedimos que los chicos sean Frascuelo, queríamos que nos dejaran ver a los toros que allí se dieron.
Su obligación no consistía en cortarles las orejas. Su orgullo no estaba en la Puerta Grande. Su oficio de torero estaba en contribuir al desarrollo, reconocimiento, ejecución de las suertes con honestidad, mejor o peor, en no hacer tonterías porfiando en ellas, con la referencia única que consiste en acometer el colosal desafío de afirmar al más grande por méritos indiscutibles, inalcanzables y poderosos. Su error no está en no poder. Hay millones de cosas en la vida que no se pueden realizar por imposibles. Pero, que no se puedan abordar no significa que sean dogmas de fe. No se pide que sean toreros poderosos, sino hombres grandiosos con pasión, humildes porque enseñan su afición, guerreros rendidos a la hermosura de su oficio, honrados porque no la esconden.
Si son jóvenes demasiado inexpertos, no están solos. Para aconsejar y contribuir a solucionar esta difícil papeleta estaban los apoderados, mozos de espada, cuadrillas, picadores, y todo el mundo autorizado al que hubieran pedido ayuda. Pero, al contrario de esta sencilla y valiente ocasión, se optó por practicar el escondite, deslomar a los animales en el caballo, no practicar el mando, no intuir el control, realizar desvergonzadamente bufonadas, pretender ponerse bonito cuando había que fijar, incluso intentar el dominio del miedo de la situación más complicadísima de cuantas se puedan vislumbrar. Sobre todo, el lance era no esconder. El desafío era dejar que se viera lo que estaba ocurriendo extraordinariamente. Se intuyó en la destacada intervención de Domingo Navarro, y se le reconoció. Únicamente una persona evidenció profesionalidad. Uno entre muchos.
Siento sus lloros. Su desconsuelo. Se podrían haber retirado a los seis novillos a los corrales, después de todos los avisos. Pero, si se hace algo medianamente sincero, honesto y humilde en la única escapatoria posible, puedo asegurar que los novilleros Paco, Miguel y Antonio, con sus cuadrillas respectivas salen como auténticos toreros, transformando su fracaso en el reconocimiento de los aficionados rendidos a la verdad.

La crónica sobre este festejo, duodécimo de la Feria de San Isidro, en http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-12

Crónica. Duodécimo festejo de San Isidro

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro
17 de mayo de 2010
Un soberano entre iletrados
Se anunciaba una novillada y era una corrida de toros. De soberbios toros hermosos, con casta, con bravura, con querencias, con genio, de los que se resisten consecuentemente al sometimiento, pero que se entregan a la verdad. Venían de Palma del Río y se fueron inéditos. Salieron por chiqueros con portes de reyes y se los llevaron con homenaje de héroes. La soberanía del auténtico toro de lidia se evidenció, se sustanció, se entregó. Era sangre azul para mandatarios ignorantes en reconocer la fortuna, recrearse en la suerte, en la fortaleza de la propiedad, en el respeto sincero y en dominio seguro. (...) No tienen justificación que aquellos mandamases iletrados que aparecieron en el campo de batalla fueran a alardear en el desatino. Merecieron el calabozo por maltratadores inoperantes, alevosos, ignorantes y descabellados, perpetradores de la masacre de una casta que era una bendición si supieran enfrentarse a ella. Hasta alguno se ganó el destierro. Según las normas impuestas por los cortesanos del reino, hay que justificar este dislate porque son caballeros jóvenes. Pero, jueces divinos, ¡dioses todos!, esto no tiene atenuantes. (...) ¡Larga vida majestad!, le deseamos los súbditos que reconocemos su grandeza, que esperamos su plenitud. Hasta la muerte.
Crónica completa en
http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-12

lunes, 17 de mayo de 2010

Crónica. Undécimo festejo de San Isidro

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro. 16 de mayo de 2010

Matadores de toros
Los hombres que quieren ser toreros han omitido la condición primera que lleva incluido su oficio. Su función primera, la que da sentido, la que no se puede omitir, es la de matar a los toros. Y aquí es donde se encuentra el norte en este circular y especial mundo. Los toreros de hoy en día ignoran esta dimensión, la condición imprescindible en la que deben estar seguros para lanzarse a los ruedos, la anterior antes de intentar someter a un animal de características únicas a la hora de la muerte. Ser un matador de toros significa que hay que saber matarlos. Con técnica, precisión, inteligencia, valor, arrojo, voluntad, experiencia, dominio, entrega, suerte y certeza.Crónica completa en http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-11

domingo, 16 de mayo de 2010

Crónica. Décimo festejo de San Isidro

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro, 15 de mayo de 2010
Control Zeta

Rápido. Control Zeta, para estos toreros posmodernos. Control Zeta, para este ganadero engañador. Control Zeta, para estos toros de todo a cien juanpedrero. Control Zeta, para el gentío postinero, ignorante y adulador. Control Zeta, para el empresario de oficio detestable. Control Zeta, para presidentes de políticas antidefensivas. Control Zeta, para esta bazofia. Control Zeta, para toda esta ‘merdé’ que quieren transustanciar en gloria bendita.
Que se vayan.
Que se vayan, se vayan, se vayan, para no volver.
Crónica completa en
http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-10

sábado, 15 de mayo de 2010

Imaginaciones mías

El décimo rabo está al cortar

Dentro de la amplia blogosfera hay sitios donde deleitarse y recrearse en la suerte. Uno de ellos es Hasta el rabo todo es toro (
http://eltoroporloscuernos.blogspot.com/). Este soporte es idea, invención, criterio y de interesante, mucho y buen trabajo de Antonio Díaz, y que entre alardes geniales ha imaginado una sección -muy apropiada con el titular blogero- a la que ha llamado Operación rabo. Primero colocó una foto de José Tomás, y la cuenta atrás de su comparecencia en Madrid. La iniciativa me pareció muy interesante, porque -en estas mismas creencias taurinas y especulaciones digitales- navegamos algunos. Pensé: “No estoy sola en el universo”. Después colgó Díaz el cartel de “Aplazada”, puesto que la presencia de Tomás no estaba garantizada por la grave cogida sufrida en Aguascalientes.
Se lo ha pensado mejor. Y vino la sublimación. Rectificó y colocó el cartel de nuevo, salvo que en la superación, esta vez, incluye a El Juli y Morante. Esto, a ustedes, puede parecerles que va de coña. Pues no señores. Esto cada vez está más próximo. Esto, a ustedes, puede parecerles una exageración. Pues, no señores, que ya hay mucha gente trabajando en el cometido.
Pudiera ser que Morante tenga su tarde. Pudiera ser que tenga su ansiada primera Puerta Grande en Madrid, porque la de aquel festival como novillero no cuenta. Pudiera Morante realizar el toreo soñado, aunque mate de manera torticera. Pudiera ser que le salga un torito “que se deje”. Pudiera. Y, pudiera ser que él mismo saliera por el umbral glorioso con un rabo en una mano, y en la otra un puro habano de los que acostumbra. Puede. Puede ser. Mucho tendría que ser.
Pero no pudiera ser que El Juli ejecutara el torero de cánones extraordinarios porque no los atesora. No pudiera ser que se peleara con dominio, mando, armonía certeza y verdad a un toro de condiciones de casta, bravura o de medio pelo, entre otras cosas porque esta conjunción es imposible. No hay ni en un punto, ni se da en el otro. No pudiera ser si los adjudicatarios del trofeo máximo hubieran visto alguna vez torear de verdad, si fueran sinceros como para reconocerlo. No pudiera ser si las circunstancias de autoridad lo permitiesen, si el toro verdadero diera y quitara, si la plaza más excelsa del planeta taurino no se hubiera abandonado en requiebros lamentables, si el público triunfalista fuera entendido y sincero.
Pero puede ser, que el décimo rabo se corte en Madrid en horas. Precisamente porque la campaña por parte de los adláteres del taurinismo pretende tapar todas las mentiras, absurdeces, catástrofes, devaluaciones, engañifas y demás artimañas en que está montado el espectáculo de los toros. Hace falta, con urgencia, que esto suceda para que los especuladores sigan arañando un poco más de esta decadencia absoluta, para que sigan montando la gloria del timo, para que esto no sea la debacle que es, para seguir mintiendo.
Puede que hayan pasado 38 años desde que Palomo Linares cortara el último del coso madrileño, en una tarde desmesurada, a un toro de nombre Cigarrón, con número 63, de la ganadería de Atanasio Fernández y lidiado en sexto lugar. Han pasado también más de 75 años de la tarde inaugural del coso venteño, desde que se cortara el primero. Lo hizo El Pasmo de Triana, que obtiene dos orejas y el rabo al segundo de su lote, convirtiendo esta efeméride en partida doble. Entonces querían promocionar la nueva plaza de Madrid, a la que los aficionados se resistían por encontrarla incómoda, alejada y destartalada. Entonces, dicha plaza por estrenar durante tres años por sucesivos aplazamientos y falta de acoplamiento, necesitaba un triunfo que le consolidara en la capital mundial del toreo y lugar indiscutible por principal. A parte claro está, que Belmonte, era y es el más grande, y no le quito méritos. Al contrario. Ojalá, se persone inmediatamente y reproduzca aquellos instantes.
Bueno, lo dicho. Lo que se barrunta. El décimo rabo que computaría en Las Ventas está al cortar. Ya sé lo que están pensando: “Pura pornografía”. Pues sí. Esto es lo que hay.
Y si sucede estaría de perlas para algunos. Y puede ser que sea dentro de unos días. Puede ser que sea hoy mismo. Están avisados.

Crónica. Noveno festejo de San Isidro

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro. 9 de mayo de 2010
“¡Nos ahogamos, mi capitán!”


Era un naufragio. Caía agua, y no del cielo. Los nubarrones, oscuros, tétricos, amenazantes, no estaban donde tenían que estar, en las alturas. Surgían desafiantes de las mismas entrañas de este escenario artificial en que han convertido los santísimos ruedos de la geografía taurina. Esta inversión atmosférica no es casual, ni hay que buscarla en el cambio climático. Es un empeño diseñado por los artífices del estamento profesional en todos los órdenes por donde se mire, que echan agua al vino, que tienen la desvergüenza de asegurar que este fiasco es gloria bendita, que argumentan que los males están en los malditos caprichos del tiempo, pues objetan que la culpa hay que buscarla en apetencias fortuitas –imprevistos como cuarenta grados en enero, o lluvias torrenciales en las hermosas dehesas-. Pero la temperatura ahora es según se mide. Mejor dicho, según quién la sufra. A los valientes que soportamos este bodrio se nos helaron el alma y los pies. A los que lo implantaron, les arden los bolsillos, allá por el hogar confortable. Pero, como ya estamos de agua hasta el cuello, los oficiantes aprovecharon el tiempo y consumaron múltiples, aunque poco sofisticadas, piruetas acuáticas. (...)
Crónica completa en
http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-09

viernes, 14 de mayo de 2010

En sus trece

La Unión de Criadores de Toros de lidia ha dado un capotazo al aire. Vamos, un mantazo de cuidao. Intenta explicar en un escueto comunicado, el por qué de “la inadecuada presentación de las corridas de la temporada”. Asegura esta asociación de ganaderos (la más antigua, grande y activa de cuantas hay) que el origen de estas circunstancias “que pueden hacer influido” hay que buscarlas en las condiciones climatológicas (lluvias abundantes) que “han alterado radicalmente las condiciones de alimentación y manejo de las reses”.
Este tema tan recurrente para los ganaderos desde hace varios meses ya había sido publicitado con tiempo, para que los consumidores de materia bovina en miles de ruedos estuviéramos prevenidos de la eventualidad que estaría por manifestarse, que se traduciría posiblemente en falta de remate y de hechuras, incluso de kilos y de pitones, hasta de pezuñas.
La mayoría de las reses lidiadas hasta el momento en los cosos españoles (desconozco el resto) vienen a confirmar que la escasez de trapío, el menos aporte volumétrico de los animales es evidente. Pero, como tenemos memoria, resulta que la mayoría de dichas camadas padecen signos de invalidez desde hace años y de manera insistente; que estas excelsas crianzas eran ya amorfas en tipología desde que se dedican a hacer experimentos indeseables; que acostumbran a besar el suelo allá por donde van; y que en sus entrañas no hay nada salvable de casta.
Pero como los argumentos se acaban –mientras los bolsillos se siguen llenando- y se hace tan patente que se ofrece mucha carne de molienda por toro bravo, estos ganaderos se han apresurado a explicar el difícil invierno pasado. Y lo hacen de manera científica, para que vean. Dicen, que:
“El toro de lidia, como cualquier bovino, tiene una capacidad limitada de asimilación de energía y las condiciones ambientales de los últimos meses ha hecho que el gasto de energía sea muy superior a la capacidad de reposición, por muy buena que sea la alimentación que se proporcione a las reses. En consecuencia, no se trata tanto de la calidad de la alimentación (hierba o pienso) como de límite físico de reposición de energía.”
¡Cielo santo! ¿Hay alguien que entienda este galimatías?
Yo pensaba que el toro de lidia era poderoso, enorme, descomunal en fuerza y genio. Extraordinariamente cuidado y mimado. Y resulta que está influido principalmente por “un límite físico de reposición de energía”. Aunque esto sí creo que lo entiendo. Supongo que quieren explicar que si los toros se caen en el primer tercio, debajo del peto, será porque acusan el límite físico de su cuerpo, si se estrellan en la segunda parte de la lidia se hace necesario la remodelación con alguna ayudita –que puede venir del presidente, por ejemplo-, y finalmente restauran energía para anclarse, blindarse y resistirse al sometimiento como verdaderos mulos de carga.
También estaba en la creencia que los toros eran los animales mejor cuidados de la creación, incluso por encima de los humanos. Los veterinarios y ganaderos están muy empeñados en imponerles una dieta adecuada, ricas, saludables, sanas, abundantes en contenido y calidad; en asegurarles parajes naturales, tan extraordinarios como hermosos; en recetar descansos obligadísimos y copiosos; en recomendar algo de ejercicio físico; y después de todo, señores ganaderos, sus esfuerzos no han servido para garantizarles su plena salud. Pues nos hemos quedado de piedra cuando hemos leído en este comunicado que “hay que considerar también el estrés que produce en los toros la imposibilidad de reposo adecuado”. ¡Cielo santo, quién lo hubiera pensado!
¡Dichoso estrés! Lo vemos todos los días. El estrés en el vecino, en el compañero de trabajo, en el jefe, en el conductor del autobús, en el corredor de bolsa, en el niño, en la pareja, en el aficionado de Las Ventas, en los toros, en las gallinas ponedoras. En fin, por todos sitios. Pero, parece no afectar a todos por igual, pues este mal moderno no parece conmover a los responsables de esta debacle ganadera de bravo.
La verdad es que la mayoría de ustedes están criando -a sabiendas, porque saben mucho de esto- mulos de carga, animales descastados, toros desnaturalizados, mamíferos inválidos que no dicen nada, pero que aguantan las críticas que a ustedes les llueven (en forma de temporal) precisamente porque el invierno ha sido duro de clima, y porque dichos chivos expiatorios son tan vulnerables que evidencian –los pobrecitos- “límites físicos de reposición de energía”.
Los que estamos viendo esta manipulación horripilante que han hecho de la esencia del toro de lidia, de su fortaleza, de su esencia, de su carácter original y portentoso; los que estamos sufriendo este desahogo que ahora quieren explicar desvergonzadamente; los que pasamos por taquilla y que sustentamos este negocio; los que respetamos su oficio más que ninguno que se pueda desarrollar; los que amamos este mundo espectacular y grandioso porque nos lo pide el cuerpo; los que lo defendemos porque creemos en su autenticidad, pues también, señores ganaderos, estamos al límite de nuestras fuerzas y buscamos desesperadamente algo a alguien -marciano, terrestre, criollo o autóctono- que nos restaure en energía. Estamos más que estresados. Estamos hartos. Estamos deprimidos. Estamos desilusionados. Estamos avergonzados por sus excusas adolescentes, impropias de respetables caballeros. Estamos al borde del abandono. Déjense de chorradas y pónganse a trabajar. A recuperar, a reponer fuerzas, que es lo que hay que hacer. Aprendan lo que olvidaron. Gasten energía en resquicios abandonados. No especulen más. Sean superiores en criterios certeros. Y repongan la verdad que atesora el verdadero toro de lidia. Si es que aún es posible. Si es que aún les importa.
Pueden leer dicho comunicado en:
http://www.toroslidia.com/modules/news/article.php?storyid=1619

miércoles, 12 de mayo de 2010

Se busca un valiente

Llevamos una semana de feria taurina y se va consumando el engaño que se venía venir. La esencia auténtica y verdadera del toro, que sustenta el espectáculo, que fundamenta su razón de ser, no aparece. Se presumía una engañifa, pues el ciclo que han diseñado los empresarios de Madrid y, posteriormente aprobado, celebrado y justificado por el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, apostaba por las mismas ganaderías que se prodigaban últimamente en esta feria tan importante -la más dicen algunos-, con desastrosos resultados por falta de ejemplares, por falta de casta, por falta de vergüenza, en definitiva por falta de toro. Se fichaba, con las mismas, a todos aquellos toreros del montón del escalafón, del montón de resultados aburridísimos, malos, perpetrados con borreguitos afeitados. Se lucen los mismos taurinos de siempre, aquellos de se dejan invitar, cuentan miles de anécdotas, y porfían en la gloria bendita. Trasiegan los aduladores, que sacan en verbo excelso, el nombre reverenciado y la asquerosa parsimonia. Se mezclaban todas las componendas y estamos en más de lo mismo, pero cada vez peor. Irremediable.
Tras dejar atrás el duro invierno, las reacciones siguen esperándose. Han sido muchos desasosiegos, intentos de prohibiciones, corridas incruentas, muchas lluvias, malas hierbas. Quedan pocos espíritus críticos que denuncian el cáncer que corroe las entrañas de la Fiesta. Los del otro lado, dicen de los molestos que son unos “catastrofistas”, y se están tomando muy en serio eso de que se marchen de una vez de los tendidos. Pero, antes, pasando por caja, ¡faltaría más!.
Estas almas toreras, cándidas y contribuyentes, andan preguntándose dónde esta el toro, dónde su casta, dónde su integridad, dónde su verdad. Y además, ¿dónde está el oficio?, ¿dónde la responsabilidad por este escándalo?, ¿dónde la satisfacción de esta desvergüenza?, ¿dónde los miembros del estamento taurino que promueven plataformas de unidad para hacerse fuertes ante miles de agravios que padecen en su mundo?, ¿dónde la respuesta a este premeditado engaño? Por favor, ¿dónde?
Que digan. ¿Dónde están los integrantes de la Mesa del Toro?, ¿dónde sus buenas intenciones fundacionales para “defender la mejora de las actividades y la reputación pública de cuantos intervienen profesionalmente en los espectáculos taurinos”?; ¿dónde su aireada plataforma para aglutinar a los miembros de esta jerarquía para preservar la Fiesta?; ¿dónde sus silencios ante la indefendible decadencia?; ¿dónde está su postura respecto a la ausencia de integridad en el espectáculo?; ¿dónde su exigencia de la esencia verdadera que debe tener el toro de lidia?; ¿dónde el reconocimiento de la autenticidad?
Que yo sepa, los integrantes, los miembros, los componentes, los colegas del estamento taurino, -es decir, ninguno (o casi)-, no han manifestado el malestar por la inexistente calidad, por su estado comatoso en general -o en particular como lo que llevamos de ciclo de San Isidro-, y por lo que vendrá. No han reconocido la insufrible decadencia en que está instaurada la Fiesta; no han presentado ningún plan de rescate -y por lo visto no tienen intención de hacerlo-; no exigen la autenticidad en el que se asentaría y desarrollaría este universo taurómaco; no denuncian ni persiguen el fraude –que a la vista está-; no respetan su oficio; no les interesa la hermosura que se origina en él; no les importa su cultura y su grandeza; no se les remueve la conciencia; y parece que no les conmueve que los aficionados, que sustentan económicamente el negocio, se estén marchando de las plazas.
Esperamos sus respuestas.
Se hacen urgentes sus pareceres al respecto de los anti-toros que se lidian a mogollón, además de los bodrios de espectáculos que se estructuran en torno a ellos, del timo y fraude para los asistentes. Sería muy importante que clarificaran públicamente estos asuntos tan cruciales, para no confundirnos en promesas inútiles. Que busquen una solución urgente, coherente e inteligente; que sean sinceros y verdaderos; que apuesten por la regeneración de este espectáculo portentoso.; que comparezcan y lo expliquen. Que defiendan con verdad al toro. Que sean honestos. Que se dejen de parque temáticos turísticos, de reivindicaciones de bajadas de impuestos, de centros de estudios inconcretos. Que sean valientes. Que ofrezcan integridad, ¡por Dios!.
Y como algo parece que tienen que decir, que sea rápido. Que esto agoniza.

Posdata: La Mesa del Toro está compuesta de quince integrantes, entre asociaciones y agrupaciones, y que son los siguientes: Agrupación de Ganaderías de Reses Bravas, Asociación de Abonados de Las Ventas, Asociación de Ganaderías de Lidia, Asociación de Veterinarios Especialistas Taurinos, Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos, Asociación Nacional de Presidentes de Plazas de Toros de España, Asociación Sindical de Mozos de Espadas y Puntilleros
Asociación Taurina Parlamentaria, Consejo General de Colegios de Veterinarios de España, Federación Internacional de Escuelas de Tauromaquia, Ganaderos de Lidia Unidos, Unión de Toreros, Unión de Criadores de Toros de Lidia, Unión Nacional de Picadores y Banderilleros Españoles y Unión Profesional de Matadores de Toros, Novilleros, Rejoneadores y Apoderados.

Otra posdata: Esta asociación –aglutinadora de la esfera profesional- ha presentado un presupuesto económico para este año 2010, en el que se inscribe, dentro de los ingresos, el canon que cobran por festejos celebrados y por participantes en ellos, además de los gastos en sueldos de personal y tareas administrativas. Muy interesante. Cada uno que piense lo que quiera, o lo que le corresponde.
Pueden consultarlo en el soporte digital
http://www.taurofilia.blogspot.com/
Y concretamente en http://2.bp.blogspot.com/_-saFp8XpgOw/S4QQ5OfzlSI/AAAAAAAAA54/1FnF6liFzHY/s1600-h/Sin+t%C3%ADtulo.jpg

martes, 11 de mayo de 2010

Crónica. Quinto festejo de San Isidro

Las Ventas. Madrid. 10 de mayo de 2010
La capea de mi pueblo
En mi pueblo se dan capeas. Cada vez más. Esto tiene poco de espectacular, salvo por la desvergüenza tan extraordinaria, porque en ellas se comenten soberbias estafas. Antes, hace tiempo, si se hubieran atrevido a hacer la mínima parte de estas correrías, allí mismo se hubieran liado a cantazo limpio, y los ejecutores de semejantes artimañas no vuelven más, por los restos de los restos. Ahora, ya no valen las denuncias, ni las sentencias favorables, ni los pleitos, ni las órdenes de alejamiento, ni la honradez, ni el oficio. Bueno, vale a los protagonistas de la engañifa que viven del timo, y se resisten en estos disimulos porque siempre quedan incautos. Pues yo creía que en mi pueblo, -que no es uno cualquiera- no quedaban tontos. Y es que el censo es generoso en repartir incautos y aprovechados, más o menos, al cincuenta por cien. Ahora me explico el grado de felicidad que mantienen las gentes de este poblacho, despreocupadas de la crisis, de los cantos que vuelan, de que les arañen los bolsillos, de que les den cabra por toro. Lo que quieren son soberbias capeas. Y tan contentos.
Crónica completa en
http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-dan-isidro-05

lunes, 10 de mayo de 2010

Crónica. Cuarto festejo

Las Ventas. Madrid. Feria de San Isidro. 9 de mayo de 2010

Entre ‘atanasios’,
Rafaelillo fue Rafael

Cuando hay toro, todo tiene sentido. (...) Entre ‘atanasios’ Rafaelillo pasó a ser un gran Rafael. Estuvo colosal. Se dimensionó a sí mismo, casi en plenitud. Casi, porque de haber ejecutado a ley la muerte de los magníficos animales que le tocaron, estaría camino de Murcia con una Puerta Grande bien merecida. Ya puede desprenderse del diminutivo que acompaña su nombre, pues su corazón torero, su descomunal honradez, su arrojo que le pide el cuerpo, su decisión para desafiar la gravedad, de no mentir, de no escurrir el bulto, de ser y sentirse resistente, de su portentoso adiestramiento con fieras enteras y verdaderas, han engrandecido sus ganas, su afán, su talento y hasta su fe. Ahora, debe desprenderse también de esas soluciones pueblerinas que no le dejar vivir en plenitud, que no le pegan, y que desmerecen su condición de gran torero.
Crónica completa en http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-04

domingo, 9 de mayo de 2010

Crónica. Tercer festejo

Las Ventas. Madrid. 8 de mayo de 2010
A puntapiés
Pasaban de las ocho de la tarde oscura, cuando el toro que hacía quinto derrumbaba sobre el ruedo su deslomado cuerpo. No era de la ganadería titular. No era lo suficientemente adiestrado para el matador de marras, apodado El Capea, que es hijo de su padre, sobrino de algunos amigos y ahijado del empresario (se supone). Dicho artista movía la cabeza con teatralidad contrariada. Impulsaba la muleta a modo de gancho para echarle el cable que izara los quinientos kilos aplomados. A su auxilio acudieron impetuosos los subalternos, y el que evidenciaba mayor responsabilidad en las lides imprevistas, con mucho disimulo, se puso a darle puntapiés en las mismas posaderas al infortunado mamífero, descompuesto en la agonía de la muerte.
Crónica completa en
http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-03

viernes, 7 de mayo de 2010

Crónica. Primer festejo de San Isidro

Las Ventas. Madrid. Primer festejo de la Feria de San Isidro. 6 de mayo de 2010

Misterios presuntamente (en)fundados
Arranca el ciclo taurino más largo de cuantos se programan en este planeta de toros y que presuntamente también corresponde al más importante de cuantos se pudieran festejar. Pero hay muchos indicios de que esto ya no es así. Porque de presunciones fue la tarde que abría Feria. Incluso, de muchas sospechas que se confirman. La primera conjetura consiste en cerciorarse de lo que se avecina. Un aburrimiento descomunal, una aguante heroico, un sufrimiento dramático, una conclusión cada día más definida. La segunda se trataría de analizar los hechos. Y a partir de aquí a moverse en suposiciones.
Crónica completa en
http://sites.google.com/site/toroaficion/san-isidro-2010/10-san-isidro-01

jueves, 6 de mayo de 2010

Una feria de lo más triste

Arranca el ciclo de San Isidro 2010. Codiciado por los tiempos hermosos del mes más taurino, pero no por los contenidos. Así, se da inicio a una de las ferias programadas más triste de las que han acontecido en muchos años. Abatida antes de comenzar, pues la ausencia de rugosidad legítima ha fulminado cualquier expectativa generosa; cualquier atisbo de regeneración de la Fiesta ha sido despreciado de antemano; cualquier arrojo de intuición es un deseo imposible; cualquier esfuerzo por rentabilizar la autenticidad ha caído en saco roto; cualquier ímpetu por devolver a los aficionados una realidad reparadora se ha convertido en una tarea inabordable; cualquier responsabilidad ha siso relegada a historietas de cómic por aquellos que tienen la obligación de responder en sus competencias; cualquier crítica ha sido despreciada; cualquier indecencia es procedente; cualquier esperanza de la afición conspicua ha sido masacrada; y cualquier compra de las entradas, o renovación de abonos, corresponde más a un timo que a un peaje.
Hay grandes ausencias que no voy a enumerar. Y también hay grandes mentiras. La más importante, por trascendental, es la farsa montada sobre los cimientos de lo que debería ser la autenticidad, es decir, sobre la exactitud absoluta en la que se sustenta este espectáculo y que no es otra que la esencia verdadera que conforma al toro de lidia. Hay grandes especulaciones, y ninguna es gratuita, precisamente porque sacar partido de la mediocridad es más rentable que proponerse eliminarla. Hay muchas y variadas indecencias, todas disfrazadas de tesis doctoral. Hay infinidad de despropósitos en un momento tan delicado -por decisivo- para el desarrollo, continuidad y fortalecimiento en la fidelidad que fundamenta la cultura taurómaca. Hay a muchos que esto les da igual, pues se trata de saquear lo poco que queda de decencia y de dinerito. Para algunos, muy escasos, que sufrimos con inmenso desánimo, que aún alimentamos nuestras almas toreras con reivindicaciones quijotescas, creemos en una fuerza sobrehumana que esté dispuesta a contribuir con honradez y trabajo en la salvación de algunos resquicios de verdad entre tanta decadencia.
A todos los que crean que aquí no pasa nada, me queda recordarles que no se recreen en las adulaciones que proliferan, porque como decía el clásico es “nada de nada”. A todos los que confían en la gloria bendita que echen un vistazo a su bolsillo y comprueben que no les falte nada. Y a los que saben de qué va esto, les acompaño en el sentimiento por este sublime tinglado inmoral en el que estamos expuestos.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Panorámica singular




Juan Pelegrín hace su primer paseíllo en un día primaveral y da comienzo a su aventura en el universo de las publicaciones. Su trayectoria previa es larga, tanta como miles y miles de fotografías que salen de su objetivo, tanta como su afición, y tanta como su desenvoltura captando la estética, el ambiente y la magia de este singular mundo de toros. En este itinerario -que acaba de dar inicio-, en la plaza de sus amores y dedicaciones, está muy bien acompañado por el maestro Luis Francisco Esplá, que corresponde con un texto íntimo, “casi vital”, y que entrega generosamente para la comprensión del impulso que mueve y que ronda a los matadores en las horas previas de una tarde de toros, y además por Rafael Martínez-Simancas, que elabora el prólogo y que introduce a los lectores en la perspectiva que ambos protagonistas tienen del portentoso universo por espectacular y subyugante.
Esta ópera prima se llama Un día en Las Ventas, un recorrido de imágenes que propone una panorámica más allá de los acontecimientos que transcurren en el ruedo. Y en el turno de las correspondencias los autores explicaban sus intenciones. Juan Pelegrín habló de un balance necesario después de años dedicados a la captura de instantáneas, y Esplá exponía su reto de escribir “un texto en torno a imágenes y donde no pretende sustraer ningún argumento al autor fotográfico.”
A todos: ¡mucha suerte!
Un día en Las Ventas, de Juan Pelegrín y Luis Francisco Esplá, con prólogo a cargo de Rafael Martínez-Simancas. Edicions Bellaterra. Rústica con solapas, todo color. 328 páginas. Edición de 2010. 50 euros. Más información en
http://www.ed-bellaterra.com/

martes, 4 de mayo de 2010

Desde Zaragoza con empeño

“Basta ya de manipulación. El toro íntegro”. La revista taurina El aficionado abre con estos titulares el último número de la revista que edita gratuitamente La cabaña brava, una asociación cuyos componentes producen y editan desde Zaragoza. Es encomiable la extensa y trabajosa tarea que asumen en la defensa de la integridad de la fiesta, y es muy justo el reconocimiento a la labor que se toman estos aficionados y demandantes de la autenticidad en este mundo de toros. El ejemplar -y los que le han precedido-, contribuye a esta urgente petición respecto a la regeneración y búsqueda de la verdad para sacar a la Fiesta de la decadencia en la que se encuentra. A todo su trabajo, a toda su fortaleza de espíritu, a todo su afán generoso va destinado por mi parte este homenaje. Y qué mejor manera que recopilar unos extractos de algunos de los textos incluidos en sus páginas. A todo esto me sumo. No puedo estar más de acuerdo.
- El recuerdo que hacen a Salvador Valverde, recogiendo en su portada la fotografía que este aficionado tomó del toro Numismático (de Isaías y Tulio Vázquez), "a la voz imprescindible en Las Ventas, en donde hizo célebre su grito de guerra ante las tropelías de los taurinos: ¿A quién defiende la autoridad?”
- En su editorial El futuro de la Fiesta: “Uno de los primeros pasos a adoptar es el de limpiar el espectáculo de los muchos males que lo empobrecen, renovándolo y regenerándolo en línea de las demandas de los muchos aficionados que seguimos identificándonos con un modelo de Fiesta íntegra y justa. Al mismo tiempo, y sin pérdida de tiempo, las distintas administraciones públicas deberían también definir su política con respecto a la Tauromaquia más allá de demagógicas toma de posiciones”.
- Artículo Plaza de ‘La Misericordia’: “Vemos conveniente incidir en el lamentable silencio informativo que de cara a la afición han mantenido, durante todo el invierno los dos máximos responsables políticos y empresariales de nuestra plaza: Diputación de Zaragoza y Taurodelta SA. En nuestra opinión no es de recibo que tras el desastre artístico y ganadero de la pasada feria, nadie, ni de la empresa, ni de la Diputación, haya sido capaz de dar la cara ante la afición explicando las razones de tanta corrida rechazada, del abaratamiento en las sustituciones de ciertos matadores (…) y de la indignante ausencia de la corrida de Escolar Gil (…)
- En la Valoración Feria Taurina El Pilar 2009: Desde la Asociación cultural ‘La cabaña brava’ deseamos hacer pública nuestra valoración global negativa”.
- Aurelio escribe en su texto Taurodelta: “Vino Taurodelta a gestionar nuestra plaza. (…) ¡Fueron capaces de programar una feria que no me generó ninguna ilusión! ¿Qué hace un aficionado que no tiene ninguna ilusión de asistir a la plaza? (…) ¿Con esta gente tenemos que ir de la mano contra los antitaurinos?
- En El toro es el problema y la solución Enrique Martín puntualiza: “Es más, es la única solución, el toro lo es todo”.
- El veterinario José María Cruz Ruiz enumera todos los desastres y muchos males que afectan en profundidad al mundo de los toros, tales como la farsa con su calidad, la devolución del espectáculo, evitar competencias programando en marzo las ferias de agosto, el poco público de las novilladas, la desvergüenza de los comentaristas y algunas más, para concluir que si todas estas “lacras no desaparecen, la nave seguirá el rumbo equivocado que emprendió hace un tiempo y el naufragio es fácil de adivinar”.
- El magnífico artículo de Corrochanito sobre el asunto peliagudo de las fundas, el autor se pregunta: “¿Manipulación o conservación?” Y plantea la urgencia de “iniciar estudios serios y rigurosos (sobre esta cuestión de las fundas) porque esto no es algo banal sino algo que puede venir a revolucionar la cría del toro bravo”.
- El análisis de la casta navarra por Emilio Pérez Martínez y “que gracias a unos pocos podemos disfrutar de este tesoro genético”. Además, de los festejos a la española y portuguesa que se entrelazan en lo que llamamos “La Raya” o frontera entre ambos; el centenario del Club Cocherito, la suerte de varas; la entrevista con Alain Bonijol y su apuesta por los caballos de picar; el recuerdo al socio desaparecido José Manuel de la Cruz; o su picante sección de ‘pitos y olés’; y mucho más.

En fin, un largo recorrido, interesante e imprescindible para todos los amantes de la verdad en este peculiar mundo de toros. Por supuesto solidario, a la que me sumo de corazón, que como bien apunta Pedro García Macías en sus páginas: “mi más sincero agradecimiento como aficionado a tantos aficionados cabales que con sus palabras y actitudes me han recordado y actualizado”.
Lo dicho, no se la pierdan.
El Aficionado. Órgano de expresión de la Asociación Cultural ‘La cabaña brava’
Nº 31. Abril de 2010. Fanzine taurino. Ejemplar gratuito.
Pueden consultarla en
www.toroszzgz.org